Historia de las Naciones Indígenas en el municipio de Santa Cruz de la Sierra

A lo largo de la historia de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, las naciones indígenas han  sido actores protagónicos del desarrollo social, económico y cultural de esta ciudad, que tiene uno de los índices de mayor crecimiento poblacional en Latinoamérica.

Época Pre Colonial. La región donde hoy se levanta Santa Cruz de la Sierra fue habitada en antaño por los tamacoci, que eran parte del grupo étnico chané. Su cacique llevaba el título de Grigotá y estas tierras eran conocidas como los Llanos del Gran Grigotá. En la región también vivían los yuracarés, los jores y grupos guaraníes, en ese entonces llamados chiriguanaes. 

Mapa: Alfred Metraux

Época Colonial. En 1561 se fundó Santa Cruz a orillas del río Sutó, al pie de la serranía de Chiquitos. En esta zona vivieron múltiples grupos indígenas como los gorgotoqui, los quibichicoci, quivaracoci, capayxoros, y varios grupos de habla chiquitana. La ciudad se fundó con aproximadamente 158 españoles acompañados por unos 1500 indígenas.

Pintura: Carlos Cirbián

En 1604 la ciudad de Santa Cruz de la Sierra se trasladó a orillas del río Guapay, donde los españoles fundaron San Lorenzo de la Frontera en 1590. Muchos indígenas acompañaron este traslado y se instalaron en los Llanos de Grigotá. En 1621 ambas ciudades, San Lorenzo y Santa Cruz de la Sierra, se unieron.

A partir de 1622 ocurrió el periodo de “sedentarización”, en el que las castas española y criolla sometieron a las poblaciones indígenas de la región mediante la hacienda, la esclavitud y las misiones jesuíticas; y más tarde, a través de las misiones franciscanas.

Entre 1809 y 1825 los indígenas y afros (“los pardos libres”) participaron de continuas revueltas populares contra el poder y el gobierno español. Formaron parte del Ejército Patriota de Santa Cruz y participaron en las batallas de La Florida y Chiquitos; muchos de ellos murieron en la batalla de El Pari. 

Época republicana. En 1825 inició el régimen republicano con las mismas características clasistas y de casta del régimen colonial, imponiendo a los pueblos indígenas un régimen de servidumbre.

Entre 1870 y 1900 se dictaron leyes para el despojo de tierras a los pueblos indígenas, generando que éstos lideren rebeliones de magnitud, reclamando su libertad y sus territorios. En la ciudad, los indígenas siguieron como sirvientes y peones de los blancos.

A partir de 1952, y durante el periodo del nacionalismo revolucionario, sucedieron constantes migraciones de grupos de indígenas para trabajar en los centros zafreros y cultivos de algodón. Surgieron las primeras comunidades guaraníes en la zona de Pueblo Nuevo y llegaron a la ciudad los primeros ayoreos. 

 

Con la construcción de la línea férrea Santa Cruz–Puerto Suárez y la construcción de la carretera Santa Cruz–Trinidad, se intensificó la llegada de indígenas desde la zona Este y Noreste del departamento hacia la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. En 1979 se construyó la Casa del Campesino, convirtiéndose en un lugar de hospedaje temporal para los indígenas que necesitaban estar en la ciudad por cuestiones de salud o realizar trámites. En 1982 se fundó la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (CIDOB), se fortaleció el movimiento indígena, surgieron las marchas por la defensa del Territorio, la Dignidad y los Derechos Indígenas, además de la titulación de los territorios indígenas. 

Historia reciente. A partir de 2009, gracias a un contexto favorable generado por el movimiento indígena nacional, el reconocimiento de los  derechos de las naciones indígenas en la CPE, la elección de Asambleístas Indígenas nacionales y departamentales  por normas y procedimientos propios; y sobre todo, al autoreconocimiento como indígenas que viven en contextos urbanos es que se empieza a gestar un movimiento por los derechos de las naciones indígenas que viven en la ciudad.  

Los Guaraníes y Ayoréode, al vivir en barrios indígenas y comunidades urbanas, respectivamente, inician sus primeras demandas puntuales referidas al reconocimiento de la ocupación territorial en ambos casos y  a la contaminación del vertedero municipal en el caso guaraní. Las demás naciones, que viven dispersas en toda la ciudad, se empiezan a  organizar al ser cada vez más conscientes  de la posibilidad del reconocimiento de sus derechos y la implementación de acciones afirmativas como indígenas urbanos.

El 2011 se inicia la articulación entre las distintas poblaciones y organizaciones indígenas de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra y se generan  alianzas con actores institucionales. A partir de la realización de reuniones, talleres y Foros Municipales se empiezan a elaborar participativamente la propuesta Indígena para la Carta Orgánica Municipal de Santa Cruz de la Sierra y en octubre de 2013, se funda la Asociación de Pueblos Indígenas de Santa Cruz de la Sierra, APISACS.  

DSC_0089

 

Pagina previa: Presentación Pagina siguiente: Ocupación territorial en el municipio